Legionella en la comunidad de propietarios

La Legionella en la comunidad de propietarios puede suponer un serio problema. Recientemente, el equipo de GEACO Administradores Fincas Sevilla hemos tenido que gestionar el tratamiento correspondiente. Dado nuestro firme compromiso con nuestros clientes, asistimos durante todo el procedimiento.

 

legionelosis-geaco-fincas-sevilla

 

La infección por legionela puede llevar a complicaciones pulmonares, y la mayor fuente de contagio es la instalación de agua de grandes edificios, principalmente terciarios (hoteles, hospitales, apartamentos turísticos, etc.).

 

La prevención

En los edificios donde existan instalaciones que potencialmente puedan verse afectadas por la enfermedad, se debe tener aprobado el Plan de Mantenimiento y Control para Prevención de Legionelosis.

 

En dicho documento figurará una descripción de las dotaciones comunes (Agua Caliente Sanitaria, Agua Fría Sanitaria, Algibes, etc.), así como el procedimiento a seguir y la frecuencia del mismo. Así pues, podría exigir la desincrustación y desinfección de los filtros y duchas con carácter periódico de todas las estancias o apartamentos necesarios, la apertura de los grifos y duchas no utilizados de manera semanal, las analíticas necesarias, etc.

 

El tratamiento de choque

En el caso que nos ocupa, el tratamiento aplicado, de acuerdo al anexo 3C del RD 865/2003, ha consistido en clorar los acumuladores con el agua a baja temperatura, retirar y limpiar todos los filtros de las unidades terminales de los apartamentos, y abrir todos los puntos hasta que se comprueba que la instalación cuenta con el contenido suficiente de cloro. Tras esta intervención, debe transcurrir el tiempo suficiente para que el tratamiento sea efectivo.

 

Posteriormente, se vacían los acumuladores y se vuelven a llenar de agua limpia, y se eleva la temperatura para garantizar que el cloro desaparece por completo de la instalación.

 

Finalmente, se abren todos los puntos terminales para dejar pasar el agua hasta que se comprueba que el agua es apta para su uso, una vez la concentración de cloro haya disminuido drásticamente.

 

Transcurrido el plazo necesario, se deben hacer de nuevo los ensayos correspondientes para verificar que la dotación funciona correctamente y no supone riesgo alguno para los usuarios.

 

Experiencia

Confíe en un equipo experimentado y comprometido para resolver situaciones delicadas, solicite presupuesto sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *